Marabelena Estados unidos fue el primer país en solicitar a los fabricantes de cigarrillos incluir en sus empaques leyendas de advertencia para los fumadores en el año de 1966. Desde entonces, otros países como México, Brasil, Uruguay y muchos más, usan imágenes gráficas en sus cajetillas. Imágenes fuertes y crudas de personas con diferentes tipos de cancér, enfermedades visuales, gangrena, abortos, nacimientos prematuros, etc.

El Marco Convenio Para El Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de estas imagenes en las cajetillas de cigarro, más no es un requerimiento obligatorio. En 2009, la Ley de control y prevención del consumo del tabaco en la familia implemento solicitar como un requisito las imagenes de advertencia, pero esta no procedio con exito y en el año 2012, la corte de apelación de los Estados Unidos para el distrito de Columbia fallo en contra de la iniciativa sugiriendo que la Administración de Productos Alimentarios y Farmaceuticos (FDA) no mostro evidencia alguna de que dichas advertencias en imagenes disminuyan el consumo de cigarrillos.

cigarroSin embargo, el Doctor Noel Brewer de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, especializado en el area de vacunas, salud preventiva, y el consumo de tabaco realizó recientemente una interesante investigación para determinar si estas imágenes que muestran gráficamente el daño que provoca fumar, tienen un efecto más significativo que las advertencias con solo texto en los consumidores.

El Dr. Brewer y sus colegas realizaron un ensayo clinico con aproximadamente 2,000 fumadores en California y Carolina del Norte. A la mitad de los participantes se les entregaron cajetillas que incluían textos de advertencia, y al otro porcentaje de participantes se les otorgaron cajetillas con imágenes de advertencia. Durante 4 semanas se realizaron encuestas y entrevistas. Brewer y su equipo encontraron que un 40% de los fumadores a quienes se les entregaron cajetillas con imagenes mostraron tener una disposición a dejar de fumar contra un 34% de los participantes con cajetillas de texto . Además un 5.7% de los fumadores que recibieron la cajetilla con imagen dejaron de fumar por lo menos una semana cuando concluyeron su participación en el estudio, comparado con solo un 3.8% de los participantes de cajetillas con texto .

Si bien, los números son modestos, si se proyecta a nivel nacional, con millones de fumadores el impacto es mucho más representativo. Aun asi, los investigadores aceptan que su estudio tiene ciertas limitaciones, como no saber los efectos de esta medida de imagenes de advertencia a largo plazo, y que sus objetos de estudio fueron voluntarios que decidieron participar en el estudio por elección propia, es decir, quizas ya con la intención establecida de dejar de fumar, por lo que concluyen que su aportación con este estudio necesita mas respaldo, tiempo e investigación. Pero, hacen híncapie en que la sugerencia del Marco convenio Para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, debe pasar de ser una sugerencia y convertirse en un requerimiento, Estados Unidos debe adaptarlo para asi, dar un paso más en la lucha contra esta epidemia de tabaquismo que mata aproximadamente a 6 millones de personas por año.